dijous, 12 de juliol de 2012

Hoy soy minero


Hoy soy minero como tú, compañero. Te lo cuento en la lengua que algunos quisieron la lengua del imperio, pero que puesta en la boca de las gentes que acompañan vuestra marcha es la lengua de la defensa del trabajo y de la dignidad. Como mi lengua, el catalán, que así procuro usarla. Como cualquier lengua puesta en boca de quien defiende la justicia.
De justicia, precisamente, es reclamar qué se ha hecho con el dinero que debía reconvertir el sector para dar sentido al futuro de todas las cuencas mineras. De justicia es exigir el cumplimiento de los acuerdos que marcan la posibilidad de subsistencia de decenas de localidades.
Y es de dignidad levantarse contra los representantes de los oligarcas de este país, -el gobierno-, que han decidido, simplemente, olvidar tu existencia para saciar las arcas vacías de quien ha jugado con nuestro dinero y lo ha perdido. Aunque solamente sea para decirles: soy un ciudadano y existo…, fíjense bien, existo.
Como es de dignidad demostrar entereza ante el silencio cobarde y culpable de los medios de comunicación que no han podido acallar el clamor de solidaridad a vuestra llegada a Madrid, precisamente el día, el lugar y la hora en que el presidente del gobierno vendía la dignidad de su país a los dictados financieros.
Y porque defender el trabajo es nuestro derecho. El derecho que tenemos como trabajadores.
Hoy quiero ser minero como tú, aunque nunca haya bajado a la mina, porque también sé que si hoy acaban contigo, mañana vendrán a por mí.



GALOPE
Las tierras, las tierras, las tierras de España,
las grandes, las solas, desiertas llanuras.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna.
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
A corazón suenan, resuenan, resuenan
las tierras de España, en las herraduras.
Galopa, jinete del pueblo,
caballo cuatralbo,
caballo de espuma.
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
que la tierra es tuya.
¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
Rafael Alberti


1 comentari:

  1. Molt bo l'article, company. Compartim sensacions, compartim sentiments de rabia, i compartim - i espero que compartirem- lluites per aconseguir una societat sense explotats ni explotadors.

    ResponElimina